Uncategorized

Todo el mundo se la mide.

-Los hombres, el miembro.

-Los hombres, la masa muscular.

-Las mujeres, los senos.

-Las mujeres, los glúteos.

-Las mujeres, los kilos.

-Los intelectuales, los libros.

-Los pretenciosos, los títulos.

-Los religiosos, los evangelios.

-Los sacerdotes, los niños.

-Los testigos de Jehová, las puertas.

-Los mormones, las corbatas.

-Las bulímicas, los vómitos.

-Las anoréxicas, los huesos.

-Los tragones, los bocados.

-Los fitness, los kilómetros.

-Los viajeros, los kilómetros.

-Los ricos, los plásticos.

-Los ricos, las botellas de champagne.

-Los ricos, las propiedades

(Los ricos son adictos a medírsela).

-Los niños, los juguetes.

-Los matados, los dieces.

-Los delincuentes, los asaltos.

-Los fotógrafos, los disparos.

-Los sicarios, las víctimas.

-La TV, las mentiras.

-Los mentirosos, la nariz.

-Los diabéticos, la cintura.

-Los diabéticos, la glucosa.

-Los músicos, las presentaciones.

-Los diseñadores, los vectores.

-Los creativos, los insights.

-Los arquitectos, los metros cúbicos.

-Los ancianos, las historias de juventud.

-Las attention whores, los likes.

 

 

 

Y ya no se me ocurren otras situaciones.

 

Les dejo a este bebé rasurándose:

Imagen

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s