Pop, Urbanidades

Destellos en el oscuro sendero de la fama e intrascendencia.

personas

Estamos en los tiempos de la fama por la vía fácil, en los que la bagatela y la polémica son la piedra angular de la celebridad. Poco o nada tiene que ver con el talento que alguien posea, siempre y cuando sea famoso, al precio que sea.

Ese es el motivo por el que protuberancias de quirófano o una lengua sucia nos atacan por todos los flancos de la red y de los medios en general. Me declaro en completo estado de hostigamiento por celebridades estúpidas cuya fama aporta absolutamente nada de valor.

Y se pone peor cuando te das cuenta que hay personas que les declaran admiración. Uno cree que sólo están ahí para bombardear con su mierda las revistas e internet, pero no, también para crear hordas de fans que les veneran básicamente por nada, sólo por aparecer en los medios, tal como lo hace la gripe en invierno.

Justo cuando crees que todo se ha ido directamente al carajo y que la humanidad está un poco más jodida que ayer, de pronto aparecen cosas como HONY, Humans of New York, y la fe va restaurándose poco a poco.

Descubrí este proyecto hace menos de un año (aunque comenzó en 2010) clickeando aquí, allá, y desde que lo encontré, me pareció algo maravilloso. Básicamente, el fotógrafo, Brandon Stanton, va por las calles de Nueva York fotografiando a los habitantes de la ciudad, recolectando historias y de pronto surge una bomba blog, apoyado de social media y ahora es conocido en todo el mundo.

Lo interesante, y lo que me encanta, son las historias. Gente que nunca conoceremos, que nunca imaginó ser tomado en cuenta, que jamás pensó que alguien estuviera interesado en lo que tuviese que decir, está ahí, haciendo quizás con su historia a miles sentirse identificados.

Relatos de tristeza, de alegría, de orgullo, de temor, de todo lo que la complejidad del ser humano es capaz de sentir y expresar están ahí, siendo gracias al abrazo del anonimato (en la mayoría de los casos) libres de hacerlo, sin excepciones raciales, de género, de edad, de nivel socioeconómico o de popularidad, todos son humanos de Nueva York.

Dado que el proyecto fue creciendo, las fronteras entre países y culturas lejanas a Nueva York, se fueron haciendo borrosas. Brandon Stanton ha recorrido varios países, de diferentes continentes, entre los que también visitó la Ciudad de México, con lo cual los seguidores de HONY nos dimos cuenta de las grandes diferencias culturales entre los ciudadanos del mundo, y también que hay cosas que no cambian, sin importar de donde seas.

Existen proyectos similares donde fotógrafos, además de buscar una fotografía técnicamente bien hecha, van a la búsqueda de historias, de esas que hacen que el mundo conecte sin importar las brechas socioculturales. Algunos dicen que “el bueno” es HONY y que los demás son imitaciones. Difiero, puesto que toda persona tiene una historia y tienen que llegarnos por medio de quien guste ir a la cacería de estas.

Porque estoy más interesada en saber qué dice cualquier persona en la calle, o alguien que vemos en la cotidianidad, que cualquier declaración hecha por alguna hueca celebridad, y todos deberíamos estarlo. Así que yo digo sí a los cazadores de historias, sin importar si se es fotógrafo o no, que nunca se pierda la bonita costumbre de hablar con la gente, siempre tendrán algo nuevo que enseñarnos.


Si te gustó la entrada, te invito a que la compartas y te unas a mis redes sociales.

social@2x_01 social@2x_02

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s