Ciencias informales, siglo XXI, Uncategorized

Señoras online.

El día en que tu madre enciende por su cuenta la computadora, es el momento en el que te das cuenta de que la tecnología ha llegado lejos al hacerle caer en la tentación de sumergirse en el vasto y emocionante mundo de la computación. Hasta que llega a Facebook y la vida cambia para siempre.


abuelainternet

Nuestros padres nos enseñaron a hablar, a caminar y a no llorar por tonterías. Debido a ello, como gesto de agradecimiento, los que prácticamente nacimos con la computadora bajo el brazo (y que la seguimos llevando así) les enseñamos a utilizar las tecnologías de la información. O al menos en un principio, a mover correctamente el ratón.

Desapariciones del cursor continuas, levantamiento del mouse, área del escritorio insuficiente para la trayectoria del puntero, etcétera, son los primeros pasos. Conocer la diferencia entre Word, Power Point y Paint son los ‘solitos’ y conocer qué es un sitio web y un correo electrónico, ya son carreras.

Pero adentrarse en la locura del internet, es atletismo. No es Google u otro buscador, es el internet. O sea, una entidad mágica-cósmica-milagrosa que tiene respuestas para todos las preguntas de la vida, desde lo más simple a lo más complejo. Es médico, consejero, recetario, misal, santoral, noticiario, diccionario y vidente.

Pero a pesar de haber llegado a los 100 metros planos en lo que a navegación respecta, en Facebook, la condición de noob es aun muy evidente gracias a las siguientes manifestaciones:

  • Foto de perfil que puede ser de flores, perritos, imágenes prediseñadas, alguna fotografía de hace mucho tiempo, una foto de una foto en flor de juventud (unos 30 años menos y un peinado exagerado) o una selfie en un ángulo poco favorecedor.
  • Dicha fotografía ha estado ahí desde hace más de seis meses.
  • Busca contactar a toooooooda la familia.
  • Una vez en contacto con la familia, buscará plática con todos los que vea en línea, siempre que se conecta. Aunque no tenga de qué hablar con su sobrino-nieto de 12 años.
  • Foto que vea en el muro de alguno de ellos, foto que comenta con un texto de al menos, media cuartilla.
  • No distingue entre el niño nalgasmiadas de hace 30 años y el profesionista de hoy en día. A sus sobrinos o nietos, se dirigirá en diminutivo.
  • …Acompañado de un “me saludas a tu mamá” o “me saludas a la familia”.
  • Agrega a conocidos ‘de vista’ con los que nunca cruza palabra en vivo
  • …pero como ahora son amigos en Facebook, ya tienen un “vínculo”.
  • Que Dios nos agarre confesados el día que comienza a agregar a tus amigos. Si, esos con los que tienes 20 mil fotos hasta la matriarca en todo tipo de tugurios…
  • …y comenta y le da like a sus fotos…
  • …likes que pueden llegar hasta el 2008.
  • Que se pare el mundo cuando descubren un juego…
  • …y las notificaciones para toda clase de ayuda en dicho juego.
  • Pasarán horas en línea. Muchas horas.
  • Hasta que te das cuenta que ya sabe hacer mil truquitos en Face y sabe más de la vida de todos, incluso la tuya, más que tu mismo.
  • De pronto se convirtió en esa clase de persona por la que siempre te regañó: una adicta al internet.

Pero como nosotros, los hijos de la banda ancha y el social media, no somos tan mal agradecidos como nuestras madres piensan, los consejos a continuación, serán la guía para no parecer una desquiciada o una chismosa en las redes sociales. Porque no hay reglas escritas en esto del internetsss, pero todo en línea se rige por esas leyes no promulgadas:

  • El Deforma no es una fuente confiable de noticias. Las “deforma”, por lo tanto, sólo son divertidas, no reales. Bueno, a menos que tenga un “¡INCREÍBLE PERO CIERTO!”, entonces si.
  • No es necesario comentar absolutamente todo lo que suben sus contactos. Si algo te gusta, con un like basta.
  • Tampoco estar en línea significa entablar una conversación forzosamente.
  • Dar like a algo de hace más de una semana, ya se considera stalkeo.
  • Stalkeo en internet, es el equivalente en la vida real a meterse a la casa de tu vecino sin su permiso y sin que este se de cuenta.
  • Así que si van a stalkear a alguien, cuiden de no dar like a nada ni comentar.
  • NUNCA regañen ni cuenten indiscreciones familiares en ninguna publicación, fotografía o cualquier cosa que sea visible para muchas personas.
  • Los amigos de sus hijos, son amigos de sus hijos, aunque estén en sus amigos en común. Punto.
  • A nadie le gustan las solicitudes a juegos. Deben aprender a generar vidas por sí solas en cada uno de ellos.
  • Por compartir fotos de niños enfermos, estos no se van a curar.
  • En general, a nadie le gustan las cadenas de “copia y pega”.
  • Gracias por las bendiciones, pero nadie gusta de estar etiquetado junto a otros 50 extraños en una oración al Espíritu Santo.
  • Y lo más importante: nadie es amigo en la vida real por ser “amigo” en Facebook. A menos que en serio sea el caso, pero no son amigas automáticamente de la vecina de al lado porque ya se tienen agregadas en lista de amigos.

Lleva este mensaje a todas las madres, tías o abuelas que tengas entre tu lista de amigos. Es momento de vivir la experiencia de las redes sociales como un pro y no como alguien que apenas entiende la diferencia entre el chat y un comentario. El internet es religión y como tal, hemos de llevar la sagrada palabra a todo mundo, como los testigos de Jehová.

Que el WiFi sea con ustedes y que los acompañe para siempre.

En el nombre del módem, del router y del megabyte. Amén.


Si te gustó la entrada, te invito a que la compartas y te unas a mis redes sociales.

Modern Fairy TalesLSDelfina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s