Baños de realidad, Cine, Gente loca, Sabiduría, Uncategorized

La vida no es como en el cine.

la-vida-no-es-como-en-el-cine

Imaginas ver todo desde el encuadre de una cámara, te pones los audífonos con tu música preferida y emprendes el viaje al lamentable día con día, pensando que si tu vida fuera una película, de seguro sería de esas donde la cámara se mueve todo el tiempo, los diálogos están cargados de comentarios exquisitos y al finalizar, todo el mundo aplaude y se convierte en una de esas joyas de TCM o Eurochannel que sólo el público selecto disfruta.

Pero no. Lamentablemente nuestra vida no es una película para público mamerto, es más bien un compendio de cosas corrientes que tienen encanto sólo en nuestra cabeza, pues nadie podrá darse cuenta jamás de lo complejo de nuestra propia existencia, por más que elijas una canción específica para el romance, otra para los placeres y el diálogo perfecto para poder decir todo lo que siempre quisiste, pero que tu idiota de la vida real nunca supo expresar bien.

Me pesa decirte lo mucho que siento que hoy no te encontrarás con la persona de tus sueños y probablemente, mañana tampoco. El amor no llegará a tu ventana con una grabadora tocando tu canción favorita y tampoco conocerás a nadie interesante en la parada del autobús. No cometerás el crimen perfecto y mucho menos tendrás una de esas fiestas donde las drogas son como dulces y tu eres el millonario que las patrocina.

Nos han mentido. Las películas nos han hecho creer demasiadas estupideces a través de los años, nos han prometido amores, pasiones, venganzas y éxito. Nos han vendido la idea de que todo es posible con simplemente entrar al armario y pedirlo con todas tus fuerzas, que llegaremos a viejos al lado de ese gran amor que nos cuida, incluso cuando no tenemos idea de quién es. El cine está padre para verlo, pero no para aspirar a esas historias.

Te das cuenta de ello cuando un día cualquiera, decides ir por tu cuenta al cine más cercano y ver la primer película que está dentro del horario. Sufres con ellos, disfrutas, temes y lloras con los personajes, esperas que algún día a ti te suceda igual. Entonces sales de la sala, más solo e ignorado que una lechuga en el refrigerador de un gordo, ves a todos salir a lado tuyo, felices de la vida compartiendo con sus amigos, pareja o familiares, todo lo que tú, simplemente esperas te suceda alguna vez.

Y así todos los días. Tomas tus audífonos, pones la canción más melancólica de tu playlist y miras perdidamente la nada a través de la ventana del autobús, esperando toparte con una agradable sorpresa que has imaginado desde hace días, pero que hoy tampoco será el día que te pase. Quizás nunca, mi querido lector, pero ahí radica la clave de la felicidad, mantén las expectativas en cero y no dejes que esa maldita película te de ideas pendejas sobre cómo actuar, todo lo que parece buena idea en el cine, en la vida real siempre es nefasto.


Si te gustó la entrada, te invito a que la compartas y te unas a mis redes sociales.

Modern Fairy TalesLSDelfina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s