Baños de realidad, millennials, Profesionales, Sabiduría

Esto no venía en el plan de estudios

Processed with VSCOcam with f2 preset
Processed with VSCOcam with f2 preset

Hoy es día del maestro, es domingo y para aquellos profesores que mañana descansarán, está todavía más padre porque es puente, así que hoy tienen que celebrar, ya que, aprendan o no, les siguen pagando. Afortunadamente no todos tienen la cara tan dura y van diario a los salones a partirse la madre intentando hacer de cada uno de nosotros, personas medianamente decentes y ligeramente menos ignorantes. Por ellos sí alzo mi tarro de cerveza, vacío, porque la situación está difícil.

Después de 18 años de estudio, hay unas cuantas lecciones que nunca nadie se preocupó por enseñar, es más, ni mencionar y vaya que hubieran sido importantes para poder sobrellevar la vida cuasi adulta del veinteañero promedio. Por ello, con base en mis necesidades, experiencia y análisis, llego a los siguientes puntos que hubiera preferido saber antes, pero que afortunadamente ahora conozco:

  • El 90% de lo que aprendas vale queso si no lo practicas: Hoy podrás ser el master de las tablas en Excel y sacar 100 en tus pruebas, pero si existe algo que aprendiste en 2008 y no lo has usado desde entonces, lamento informarte que gran parte de lo aprendido yace justo al lado del tetrabrik que acabas de arrojar al bote de basura.
  • El ahorro es un concepto clave para la supervivencia: Esos cerdos de cerámica adornados con flores de colores intensos no solo son objetos decorativos, pues se dice que también sirven para introducir monedas y billetes que te quedan de tus gastos corrientes. Ahora, que si lo prefieres, puedes abrir una cuenta de ahorro en un banco o ya más tradicional, puedes hacer tu guardadito bajo el colchón, pero ahorra. Está padre vivir al día porque así nos dicen las sagradas escrituras millennial, pero puede que mañana te fractures un brazo y no tengas ni para pagar los rayos x.
  • Evita las deudas: El crédito es de mucha ayuda, siempre y cuando te midas, pues si actualmente tienes deudas mayores a tus ingresos, entonces estás en un grave aprieto, pues no solo es la cantidad que debes, sino los intereses añadidos en caso de que no sepas administrarte muy bien y se te haya olvidado realizar algún pago importante. Y si para pagar pides prestado, entonces hablamos ya de una larga cadena de endeudamiento del cual no te librarás en un buen rato, pero que más te vale liquidar si no quieres aparecer en buró de crédito, pues en algún momento quizás necesites otro crédito y tu historial crediticio no te va a respaldar.
  • Vivirás muchos momentos de frustración: Por falta de tiempo, falta de amor, recuerdos de tiempos más divertidos, porque tu trabajo no te encanta, porque tus amigos se fueron a perseguir sus sueños lejos, porque es 18 de mes y ya se te acabó la quincena, etc. Pero de algún modo tienes que tragarte ese malestar constante que es la frustración e intentar terminar el día, cada día, porque esta es tu vida y nadie más va a hacer algo por ella, solo tú.
  • La carrera de tus sueños será difícil de conseguir, especialmente si no haces nada por volverla una realidad: No te vuelves Steve Vai sin tocar al menos el ukelele, y tampoco te convertirás en un reconocido coach empresarial si no sabes ni la etiqueta básica del ciudadano común. Es muy de millennials quejarse constantemente de lo mucho que deseamos algo pero seguimos repitiendo fórmulas cuya ineficacia está más que comprobada. Hazte de nuevos hábitos y cada día da un paso, aunque retrocedas diez, pues más pronto que tarde habrás aprendido cómo dar 8 y retroceder solo uno. Además, si la fórmula falla, prueba una alternativa. Como dicen los de Indio, la cosa es buscarle.
  • Aprende a vivir por debajo de tus posibilidades: Esto va de la mano con lo del ahorro. Sí, voy a seguir insistiendo en que ahorrar te facilitará muchas cosas. Intenta sobrevivir con el 60% de tus ingresos netos y a guardar el 40%. Quizás no siempre se pueda llevar una vida con estas proporciones, pero recuerda que los imprevistos nunca están contemplados en los gastos del mes, por eso se llaman así.
  • Tu mamá es una vieja sabia, escúchala: Si ya pasas de los 20, estás muy viejo para hacerte el rebelde y muy joven como para hacer caso omiso de los consejos de tu madre. Si dice que no comas picante en exceso es por algo, pues las úlceras gástricas no aparecen de la noche a la mañana, pero pueden hacer de tus noches una auténtica pesadilla.
  • Ten muchos contactos: Ser antisocial es la cosa más inútil en la vida, en serio. Puede ser divertido los primeros tres años de adolescencia, pero si quieres convertirte en un adulto más o menos bien elaborado, buscarás hacer contactos. Ten grupos sociales diversos, pues nunca sabes donde está tu siguiente oportunidad de crecimiento. Tener vida social es una inversión, inténtalo.
  • No vas a lograr todo lo que te has propuesto en la vida y eso está bien: Quizás de tu top 20 de cosas que se supone tienes que hacer antes de morir, hagas 10, si bien te va. Pero esto no es algo negativo, es signo de que lo intentaste y ahí radica buena parte de la felicidad, en intentarlo. Muchas veces vamos a fracasar, pero la idea es no perder el impulso e ir siempre hacia adelante, porque como dicen por ahí, la felicidad es el camino, no la meta.

En los salones de clases hacen falta más maestros por vocación que por plaza, gente que sepa que trabajar con personas que tienen sueños, aspiraciones y metas, que ven más allá de una calificación. En necesario crear conciencia de que las notas no siempre van a hablar por las capacidades de cada quien, ya que solo son notas, no hechos ni aptitudes. Gracias a los maestros que aun escuchan y no imponen, que crean empatía y que tienen siempre ganas de ayudar al alumno ya sea en términos académicos o por simple buena fe.

Espero que tú que me lees obtengas de estas líneas material de provecho y si tienes algo que agregar, me dejes un comentario, pues aunque es preferible tropezar con los propios zapatos, una pista de cómo está el camino no viene nada mal. Que tengas un excelente día y si tienes la oportunidad de compartir esta entrada, estaría muy sabroso, ¡gracias por tu tiempo!


Si te gustó la entrada, te invito a que la compartas y te unas a mis redes sociales.

Modern Fairy TalesLSDelfina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s