Uncategorized

La llanta de refacción

Cuando un móvil no puede andar porque alguna de sus llantas se ponchó, se recurre a la llanta de refacción. Siempre va atrás, relegada, lista para funcionar en cuanto todo está por irse a la chingada.

Ese es su trabajo, subestimado la mayor parte del tiempo, pero imprescindible una vez que el cielo se torna gris y la brújula no sabe qué dirección es.

Algunas personas somos esa llanta. Olvidadas, pero sin nosotras, la tormenta sería perpetua…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s