Cultura, Música, siglo XXI, sociedad, Uncategorized

Después del viernes santo.

Resultado de imagen para hernan cortes veracruzComparado con la edad del mundo, 500 años parecen pocos, pero es medio milenio. Y hace medio milenio, se cuenta, llegó Hernán Cortés a las costas del Puerto de Veracruz, y a partir de ese momento, el mundo cambió para siempre. Ese día se sembró la semilla que daría por fruto un continente rico en sincretismos, colores, dogmas, sabores, aromas y una fuente inagotable de brotes culturales con las más insospechadas combinaciones. Ese día se empezó a labrar el país en el que vivimos, pero lo que hoy importa, es que ese día, ese viernes santo de 1519, se empezó a escribir la identidad de un pueblo que ha pasado las de Caín a lo largo de toda su historia y hoy, sigue de pie celebrando la grandeza de sus hombres y de su tierra.

Explicar lo que siento al llamarme jarocha no es fácil. Cualquier persona que haya migrado a otra latitud, sabrá un poco de qué hablo. Viví 26 años en la misma ciudad, conviviendo con casi las mismas personas, yendo a los mismos sitios comunes, y esa cotidianidad no me permitía ver la grandeza de lo que era parte. Y de lo que soy parte, porque esos son mis cimientos. Tengo mi personalidad, pero mi identidad jarocha también es parte de mi. No puedo evitar pensar en todo lo que extraño y sentir un nudo en la garganta cada vez que lo hago. La calidez de un pueblo amable que ha visto pasar todo tipo de personas por sus calles, que ha vivido guerras, pestes e invasiones y aún así, al forastero le tiende la mano, con una sonrisa en la boca, para que se suba al barco y experimente la condición jarocha.

Porque sí, la condición jarocha existe, amigos. Podríamos describirla como un impulso de dejarse llevar: si te da la gana y el calor se presta, te metes a la playa, aunque sea solo a remojar los pies y mejor aún si es en compañía de una deliciosa cerveza; si algo va mal, despotrica con las más exquisitas groserías, porque está de su puta madre no hacerlo, especialmente si te está llevando la chingada; si te gusta alguien, hazlo de su conocimiento, que por bailar nadie saludable se ha muerto. Lo menos que puede pasar, es que se embriaguen con el encanto de una expresión vertical sobre un deseo horizontal. También es expresar con arte lo que se lleva adentro, el sentimiento se procesa mejor así, porque la creatividad jarocha fluye cual río en el estuario. Si lo sientes y te da la gana, vas por ello, que de tu vida eres capitán y el mundo es tu patio de juegos.

Tener un jarocho en la vida, es garantía de que nadie jamás volverá a estar solo. La facilidad de entablar conversaciones y crear lazos viene en el ADN de alguien que nació en una ciudad que ha visto pasar a todo tipo de viajeros y es de corazón abrir las puertas de nuestra hospitalidad a quien lo necesite. Es raro cuando estás en un lugar distinto y das por hecho que todos son amables con los foráneos. La capacidad que tiene el jarocho para conectar y ser empático, está por encima del promedio. Rivers Cuomo podría dar fe de lo que estoy hablando. Los Tiburones Rojos podrán siempre debatirse entre irse o continuar, pero para el vocalista de Weezer, la playera de nuestro equipo local representa exactamente a lo que me refiero. Y sea en Veracruz o en otro lugar, las puertas de un jarocho siempre están abiertas para ayudar, como las puertas de la casa de Doña Rosa, quien me adoptó en Monterrey cuando no sabía aún que me quedaría. Sin conocerme ni tener idea a quién iba a recibir en su casa, yo ya tenía una cama lista para pasar la primera noche en que llegué a esta ciudad.

Y muy a pesar de la violencia, el declive social y las malas decisiones de un gobierno indiferente, que han cambiado el rumbo de ese Veracruz grande, tierra de tantas maravillas que viajan al mundo en forma de canciones, de rimas y de mercancía en contenedores, estamos aquí. Algunos lejos, pero jarochos al fin, hijos de una cultura y un pedazo de mundo donde convergen tres continentes en cada uno de nosotros, donde el idioma, la música y la arquitectura son tan únicos, que a veces ni siquiera siento que sea parte del México que se dibuja en el imaginario internacional. Tan hispanos, tan indios y tan africanos, como solo nosotros sabemos ser. Al final del día, venimos de un sitio popular, con el que todos tienen que ver, para bien o para mal.

Que me digan pinche jarocha intentando insultarme, es una perdida de tiempo y esfuerzo, porque no me afrenta para nada haber nacido en esta tierra de grandes hombres y mujeres, que viven para ser y hacer felices, y donde no ha habido crisis de la cual no se hayan podido recuperar. Y es por eso mismo que tengo fe en mi pueblo, fe en que algún día volverá a ser ese gran lugar que exporta cantos y danzas al mundo y del cual no podría decirse nada más que con orgullo, sí, yo nací ahí, en Las Brisas, mi primera visita al mar fue en Playa Norte y pocas cosas disfruto tanto como una mojarra frita y darme un baño casual en la playa cada vez que el mar me llama.

Imagen relacionadaEl proceso de conquista tiene muchos aspectos despreciables, como el genocidio, la esclavitud, el abuso, el racismo. Pero también esos han sido los aspectos que han fraguado nuestra identidad nacional. Espero que el nuevo Veracruz, sea también parte de un nuevo México, uno en el que se le haga justicia a nuestra tercera raíz y donde el veracruzano tenga en su país un hogar donde sea que ponga un pie, porque de ese pie, vendrá una mano, una mano amiga que no dudará en ayudar si alguien lo necesita, sin importar su origen, su género, nivel socio económico o color de piel.

Felicidades Veracruz, felicidades jarochos. Estos son tan solo los primeros 500 años de un municipio que sigue viendo pasar atento el tiempo sobre las olas.


Si te gustó la entrada, te invito a que la compartas y sigas a Modern Fairy Tales en Facebook.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s