Ciencias informales, Uncategorized

Cápsulas de acrílico

Screen Shot 2019-12-04 at 3.04.57 PM

Como siempre me pasa, cada vez que dejo de escribir por una temporada muy larga, hallo una excusa perfecta para justificar mi falta de disciplina. A veces culpo al trabajo, a las responsabilidades del cuasi adulto o a los altibajos emocionales de los que siempre soy víctima, pero lo cierto es que más que otra cosa, es la mera y desgraciada pereza que me da escribir en la cama y el abismal corto circuito que me provoca dejar mi zona de confort (AKA, mi habitación) y escribir desde el comedor, porque como dicen, “en casa del herrero, azadón de palo”  y pues, a falta de escritorio, dejé de escribir así como así.

Pero para el menester de la escritura, tenemos otros elementos clave además de la inspiración y la creatividad para desenredar un tema y hacerlo digerible para cierto público, y estos son nuestros queridos dedos. Dedos que tienen uñas y uñas que imperativamente un día, de la nada, decidí decorar con un modelado acrílico que me hizo sentir más perra que humana, y no por que ladrara, sino porque sentí que apenas el acrílico tocó mi lecho ungueal, el espíritu de Niurka Marcos entró en mi sistema.

La verdad es que usar uñas falsas siempre me ha sido un tema de claroscuros, principalmente porque no me termina de gustar cómo se ven mis manos con las uñas tan largas, pero mis uñas reales son demasiado frágiles como para lucirlas un poco más largas y “femeninas”. Por otro lado, me vuelvo demasiado inútil para casi todo y eso es lo peor que me puede pasar, especialmente si me vuelvo inútil para escribir, porque de todo lo que reaprendes a hacer, como lavar trastes, limpiarte la colita y ponerle la correa al perro, escribir se vuelve bastante complicado aunque intentes acomodar el dedo.

Así pasaron días, semanas y meses, en los que dejé mis uñas crecer para luego modelarlas en materiales cancerígenos en la búsqueda de ese utópico destino llamado belleza. Al final terminó siendo todo, menos algo que realmente decorara mis manos. Es plástico de colores que encapsula mi verdadera uña, el preciado tejido de queratina con el que tan placenteramente me rasco la panza o me saco los puntos negros. Y eso es precisamente donde más me duele la falsedad: no poder satisfacer mis bajos instintos de picarme la cara para liberarla de “celulas muertas y grasa facial”, mejor conocidos como barros.

Y cuando dos de los más grandes placeres para mi humanidad están vetados de ser por jugarle a la hembra alfa normie, es cuando me cuestiono si el sacrificio vale la pena. Y la respuesta es un rotundo… ¡NNOOH! ¿Lo volvería a hacer? Por supuesto que sí, ¿por qué? Por el mismo insulso y válido argumento que por lo mismo que a veces uso tacones altos, a pesar de tener el arco del metatarso caído… GIRLS JUST WANNA HAVE FUN! Finalmente, si voy a apelar a la falsedad para ser feliz por un momento, prefiero que sea por altura en mis pies o por longitud en mis uñas, pero nunca por trips mentales o personas a las que les valga un cuarto de libra sin queso.

Ayer por fin hice cita para quitármelas de encima y he de decir que, literalmente, me he quitado un peso. Me puse el esmalte habitual, fui feliz y libre de nuevo. O algo así. Si dejara mis manos libres libres, siento que tendría manos de hombre (no porque eso sea malo, pero las manos de hombre, las prefiero sobre mi espalda y no como mis propias manos). Regresamos a los hábitos adolescentes del desquite en contra del acné hormonal (o como le llaman también, el acné adulto), la liberación del ser mediante maratónicas jornadas de rascarme la panza viendo Netflix y ¿por qué no haciéndole piojito a mis mascotas con la verdadera mano de su pseudomadre humana?

 

Perdóname Niurka, pero esta vez sí te fallo.
Me pudieron las responsabilidades y las manías.

Con amor, niñita.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s