Uncategorized

El día que te conozca…

EL DIA QUE TE CONOZCA

Ese día quizás el sol no va a brillar más ni van a sonar petardos por las calles. Puede que incluso sea uno de los días más corrientes de este vulgar ir y venir llamado vida, pero algo habría de cambiar en las nuestras para siempre. ¿Por siempre? Lo dudo. Pero nunca el mismo hombre se baño en el mismo río y si fluyésemos juntos desde ese primer instante, la metamorfosis ya sería un hecho que haría eco por la eternidad.

No te haré promesas ordinarias, ni te obligaré a hacer nada que no quieras, ¿sabes por qué? Porque todo lo que suceda entre nosotros caerá en el sitio exacto, en el momento justo, sin forzarlo. Lo que sí te prometo es ser leal, sincera, honesta y respetuosa, pero sobre todo, prometo amarte casi tanto como me amo a mi misma. No más, no menos, y no espero menos de ti.

Yo sé que no serás el hombre de mis sueños y eso está increíble porque soy más una persona de realidades, y sé perfectamente que como seas, serás justo como esperaba. Quizás habrá algo de ti que no me guste, así como quizás habrá mil cosas que no te gusten de mi, pero podré vivir con ello, siempre y cuando mantengas pura tu esencia, esa que te haga ser tan tú, tan esa persona que pase de volverme loca a cuerda con un abrazo.

Porque además, no tenemos que ser iguales. Eso de que nos gusten cosas similares es importante, pero no lo es todo. En nuestras diferencias radicarán nuestras fortalezas. Eso sí,  te tienen que gustar Los Simpson, ni hablar. Tendrás que saber uno que otro diálogo porque los uso mucho y no nos vamos a entender. Pero no te preocupes, conmigo vas a aprender bastante sobre el tema si no lo dominas tanto como yo.

No te prometo la eternidad, ni la perfección, ni la felicidad eterna, porque eso solo pasa en Pinterest y yo solo lo uso para darme ideas sobre cosas menos importantes, como organizar alacenas o doblar calzones. Lo que sí te prometo es lo siguiente:

  • Chistes muy malos, pero que de ley te van a soltar al menos una sonrisa
  • Hot-cakes esponjosos y café de olla para desayunar. Quizás no todos los días, pero cuando pase, será un desayuno hecho con el corazón y un buen sartén.
  • Platillos caseros que he ido aprendiendo para consentir a las personas que quiero. No los hago a menudo, pero si algún día te cocino, seguro es porque te habrás colado en ese espectro donde solo pocos tienen un lugar
  • Masaje relajante para los días difíciles
  • Apoyo emocional. Este hombro es mío, pero podría ser tuyo si lo llegaras a necesitar
  • Una excelente pareja de baile, que además sale muy bien en las fotos
  • Diálogo y comunicación. Porque soy enemiga de los silencios malvibrosos, los problemas por nada y los mensajes a medias
  • Espacio personal. Todos tenemos derecho a estar solos y tener nuestros propios momentos para disfrutar en compañía de nuestras rarezas y nuestra soledad

Y un puñado de sorpresas más que ni yo misma tengo idea que puedo ofrecerte. Porque aún no te conozco y si sí, no sé cómo podríamos evolucionar con el tiempo y descubrir todo lo que la vida nos tiene preparado hasta ese día en que nos encontremos de la forma más sublime y extraña que uno se pueda imaginar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s